Un reloj es más que un accesorio de moda; es una expresión de la naturaleza de quien lo porta. Como recordasen, pasadas las 8 y treinta de la tarde del lunes, 28 de junio de mil novecientos noventa y nueve, apareció por nuestra ciudad una miedosa tormenta y a consecuencia de la misma, la torre campanario de la Iglesia parroquial sufrió los efectos de un rayo que dejó fulminado el reloj, desplazando a los tejados y a la vía pública su esfera, aparte de quemar parte de la instalación eléctrica del templo parroquial.
Allí comenzó su aprendizaje, duro y completo, conociendo las diferentes materias precisas para la restauración de relojes antiguos: torno mecánico y manual, tallado y fresado de engranajes, temple y revenido de aceros, taladros y roscados de precisión, de ajuste, fabricación de piezas,… para continuar su capacitación en la Escuela de Relojería de Madrid.
No es preciso que os afirmemos que se halla en Londres, seguro que eso lo sabéis, no obstante quizá desconozcáis que, si bien todo el planeta lo conoce popularmente como Big Ben, la torre en realidad tiene por nombre Elizabeth Tower (en honor a la Reina Isabel II) y Big Ben es el nombre de la campana que se halla en dicha torre del Palacio de Westminster, que a propósito, pesa nada más y nada menos que 13 toneladas.<img src="http://www.viceroy.es/image/catalog/discover/relojes_vert.png" style="display: block;margin-left:auto;margin-right:auto;" alt="" class="aligncenter" />
Para visitar hay un montón de cosas: el muro de John Lennon, el Reloj Astronómico en la plaza de la Urbe Vieja y su torre (si tienes suerte, como yo la tuve, puedes gozar del mercado medieval en la plaza), la plaza Wenceslao, verdaderamente bella, el conocido puente de Carlos y la torre de la Pólvora, el <a href="http://eggu.com/beta/blog/view/104538/%EF%BB%BFuare-lector-de-huella-digital-o-bien">relojes marea twitter</a> Castillo de Praga, la catedral de San Vito,... ¡y más!
En 1889 tenía a su cargo el mantenimiento del reloj el terrateniente Pedro García Ortiz muy apasionado a la maquinaria de los relojes. Era una artesanía hermosa, un orgullo profesional, un sueño", recuerda con nostalgia Joaquín Martín, exrelojero de 70 años, que prosigue pasando por el pasaje a visitar a antiguos compañeros. En exactamente la misma ha colaborado con la cesión de relojes la Joyería Aparicio de Santa Coloma de Gramanet, y el propio coordinador espera que se vaya superando el número de piezas en los próximos años.
Los visitantes podrán ver un vídeo propedéutico con información científica sobre esos mecanismos y sobre el embellecimiento artístico que se les hizo a <a href="http://stougaardharboe40.suomiblog.com/es-legal-fichar-con-huella-en-el-trabajo-1341890">Podrías probar estos</a> primeros relojes por medio de los siglos. De estos existen muchos en esta urbe, aunque singular relevancia cobra el reloj de la torre del Museo Municipal (viejo ayuntamiento), que desde mil novecientos tres ha estado presente en todo cuanto ha ocurrido en la zona más céntrica de la capital: la plaza del Altozano.
En nuestros días los relojes personales son en su mayor parte mecánicos y electrónicos, ya sean analógicos digitales , marchan con una pequeña pila eléctrica que mediante impulsos hace virar las agujas (relojes analógicos) marca los números (relojes digitales). También tenemos un servicio de compra de relojes vintage en el cual adquirimos cualquier tipo de reloj viejo en cualquier estado, siempre que nos interese", añade Jorge Fernández.
Como primera empresa de relojes de torre ya empleamos en 1978 relojes electronicos síncronados por el DCF77. La torre del reloj tiene la mayor de 4 caras del reloj carillón en el mundo y es la tercera más alta-independiente torre del reloj Se ha festejado su ciento cincuenta aniversario el treinta y uno de mayo de dos mil nueve, durante el cual se hizo la celebración de acontecimientos.
Fue montando en una torre con estilo gótico victoriano y se cree que recibe el nombre en honor al primero encargado de la construcción, Benjamin Hill. Desde una gran parte del casco histórico se puede escuchar la sonería de este espléndido reloj que no presenta esfera hacia el exterior de la torre. Esta auténtica manitas es asimismo una talentosa escultora de arena y pintora, y empleas sus conocimientos para mejorar sus esculturas con relojes.
A mediados del pasado siglo aparecen algunas empresas con carácter industrial expertas en la fabricación de grandes relojes mecánicos con campana, y que poquito a poco van sustituyendo a los maestros relojeros que todavía sostenían su carácter artesanal. En el siglo XVI, El reloj de <a href="http://ajt-ventures.com/?s=pared%20impulsado">pared impulsado</a> por un peso se hizo común en los Países Bajos (Holanda y Flandes).